Lo más reciente

El poder no es el centro

Si estas elecciones se han ganado en el centro, eso significa que Carmen Calvo es el centro. O que lo es Meritxell Batet, la ministra que sostiene que no se puede imponer la Constitución a los secesionistas. O que lo es Adriana Lastra, quien se autoproclamaba en vísperas de las elecciones «más roja que mi chupa».

Convengamos, en fin, que hay razones para dudar de que este PSOE encarne el centro. El principal rasgo confesable del sanchismo ha sido su apuesta por llevar al PSOE a la izquierda, tanto en lo simbólico y programático como en la política de alianzas. Finalizar los mítines cantando ‘La Internacional’, normalizar los pactos con Podemos y los nacionalistas y hacer propias muchas de sus tesis -véase la política lingüística del PSOE en Baleares-. Y funcionó: Sánchez comprendió mejor que nadie la peculiar cultura política del simpatizante socialista. Otra cosa es que ese éxito corresponda a una estrategia de moderación.

Quizá lo que el PP ha perdido y el PSOE ha ocupado no ha sido el centro, sino el poder. Los últimos meses han mostrado la capacidad del Ejecutivo para influir en los temas y los marcos de nuestra conversación colectiva. (…)

¿Qué hacemos con Maeztu?

Han pasado 82 años desde que un grupo de milicianos republicanos asesinara al periodista y ensayista Ramiro de Maeztu. De esta forma se ponía fin a la vida de uno de los intelectuales españoles más relevantes de comienzos del siglo XX. Su figura, sin embargo, sigue generando polémica. Hace unas semanas, un colegio público de Córdoba acordó cambiarse el nombre del actual Ramiro de Maeztu al de Miragenil -nombre del barrio donde se ubica-. Las primeras informaciones señalaron que el cambio se debía a un requerimiento de la Ley de Memoria Histórica; el colegio declaró posteriormente que solo se trataba de una decisión de la asociación de padres. En palabras del director, querían «un nombre que no sea político y no tenga nada que ver con la política» y que fuese «consensuado por toda la comunidad educativa».

Esta decisión, sin embargo, no parece haber sido tomada en el vacío. (…)

La moto de Colón

En el principio fue la radicalización. Un día entró en España un frente que llevaba tiempo asolando Europa, una extraña ciclogénesis que no afecta a las nubes sino a los cerebros, y muchos españoles se despertaron súbitamente ultras. Y todos corrieron a una plaza madrileña a reconocerse como hermanos y a fundirse en una masa berroqueña y ceñuda. Como en todo fenómeno paranormal, hay una foto que daría fe de ello.

Es una buena historia, sobre todo para los intereses de quienes ocupan el Poder Ejecutivo en nuestro país. Pero es una historia falsa, y resulta preocupante que tantos la estén dando por buena. (…)

La democracia en peligro

Es la pregunta de moda de nuestro tiempo. Desde 2016 hemos dado mil vueltas a la cuestión de si la democracia está en peligro. El auge de movimientos populistas, nacionalistas y autoritarios ha hecho que se escriban centenares de artículos y se organicen decenas de debates sobre esa premisa, ese sintagma.

Pues bien: en la España de 2019, el mayor peligro para la democracia liberal son los socios del PSOE en la moción de censura. Es decir, sus probables aliados en un nuevo gobierno. En el otro lado del tablero hay partidos cuyas propuestas oscilan entre lo mejorable, lo irresponsable y lo radicalmente equivocado. También hay un partido cuyo historial en las instituciones raya, en algunos aspectos, con lo nefasto. Pero ninguno de ellos exhibe en su práctica política actitudes que van contra aspectos medulares de la democracia, como son la libertad de expresión y de manifestación y el respeto por las reglas del juego democrático. Los compañeros de viaje que ha elegido Sánchez, sí.

Podemos quejarnos de tener que elegir entre estas trincheras. Pero también es irresponsable engañarse acerca de quién se encuentra en cada una de ellas. (…)

Nuestro Parkinson

En España hay unos 160.000 enfermos de Parkinson. El padre de mi novia es uno de ellos. El día que le conocí, miré sus manos de reojo varias veces. Primero, por ver si temblaban; después, porque no lo hacían. Él no dijo nada, aunque estoy convencido de que se dio cuenta. Fue mi primera lección sobre el tipo de persona que es, y también sobre la realidad del Parkinson.

Hoy se celebra el Día Mundial de esta enfermedad, y es buena ocasión para destacar sus muchas facetas. El famoso temblor, por ejemplo, afecta a un 40% de los enfermos. El resto padecen otros síntomas, como la lentitud de movimientos o una progresiva rigidez en el tronco y las extremidades. Luego están los síntomas no motores -«los que realmente te destrozan», aclara el padre de mi novia-: depresión, demencia, cansancio crónico, calambres, problemas con el sueño y más. (…)

Reconquista: el videojuego

Vox tiene una relación peculiar con la Historia. La decisión de comenzar su campaña electoral con un acto en Covadonga confirma la querencia historizante de ese partido. No se trata de algo novedoso: el reciente viaje de Pedro Sánchez a Collioure recordó la facilidad con que los políticos recurren a los lugares de memoria -como los denominó Pierre Nora-. Sin embargo, hay algo cualitativamente distinto en la actitud de Vox. Se suele explicar su apelación a una serie de símbolos -por ejemplo, los vinculados a la Reconquista- como el resultado de una herencia intelectual, una forma de ver la historia de España que se identifica habitualmente con la obra de Menéndez Pelayo. Pero nos encontramos ante algo más moderno. Porque Vox no parece concebir la Historia como un texto sino como un videojuego. (…)

Hernán Cortés, fascista

Hay muchas formas de asomarse a la Historia. La más rigurosa es la que ve esto como un ejercicio intelectual, un trabajo de descubrimiento y explicación. Pero quienes buscan emociones más fuertes deben optar por otras vías. El presidente mexicano, López Obrador, ha elegido una de ellas: asomarse a la Historia desde una perspectiva moral contemporánea. De ahí su petición de disculpas a España por violar en 1519 la Declaración de Derechos Humanos aprobada en 1948. El problema es que esta perspectiva reduce el pasado a un mar de dolor, ignorancia, explotación y violencia. (…)

¿Cuándo ganó el Brexit?

Los análisis sobre el Brexit suelen centrarse en cuestiones fundamentalmente contemporáneas. Se ha destacado, por ejemplo, la importancia de las herramientas informáticas utilizadas por los euroescépticos en la campaña del referéndum de 2016. También se ha analizado el papel de las redes sociales a la hora de difundir noticias falsas e interpretaciones sesgadas. Se ha señalado, además, el engarce del antieuropeísmo con la ansiedad provocada por la globalización, el cambio tecnológico o la crisis económica que comenzó en 2008. Finalmente, se ha destacado la irresponsabilidad de unas élites que frivolizaron con un tema muy serio por motivos electorales.

Y todo ello es cierto. Pero conviene que nos planteemos lo siguiente: ¿qué habría sucedido si el referéndum se hubiera celebrado en 2006 en lugar de en 2016; es decir, en un Reino Unido pre-crisis y pre-Facebook? Solemos dar por hecho que la opción del Brexit habría sido derrotada clamorosamente, pero hay motivos para dudar de ello. Porque minusvaloramos la capacidad que tuvieron Boris Johnson, Nigel Farage y el resto de euroescépticos para apelar a algunas de las vetas más profundas de la cultura británica (…)

La médula amarilla

Termine como termine, hay algo ejemplar en el choque entre Torra y la Junta Electoral por la exhibición de símbolos independentistas en edificios públicos. Porque las cuestiones que expone van a la médula del problema del nacionalismo catalán en la era democrática. Una médula que, en realidad, siempre ha estado a la vista, aunque una capa de prejuicios calcificados haya intentado cubrirla. (…)