Lo más reciente

Soldados del pueblo ruso

Desde el principio se estableció en Occidente la idea de que esta era la guerra de Putin. Se hicieron llamamientos contra la rusofobia, y Biden llegó a declarar que «el pueblo ruso no es nuestro enemigo». El culpable es un régimen despótico; el pueblo al que oprime no tomó la decisión de invadir Ucrania y por tanto debería ser exonerado de toda responsabilidad. No es un planteamiento descabellado, pero, ¿dónde acaba un régimen y empieza una sociedad? ¿Dónde termina la consigna y empieza la convicción? ¿A partir de qué momento empieza un militar a ser responsable de sus acciones? (…)

Los hipócritas

Desde que comenzó la invasión de Ucrania hemos descubierto que algunas personas viven muy preocupadas por la ‘hipocresía de Occidente’. Pero ¿quiénes son los verdaderos hipócritas? (…)

Militares pasteleros

No han sido pocos los reservistas españoles que, consultados por los medios en las últimas semanas, han hecho suyas algunas de las «razones» del Kremlin. No justifican la invasión, pero consideran que Occidente no ha respetado a Rusia, que Zelenski obliga a su pueblo a luchar, que expandir la OTAN fue una provocación, que Ucrania debe aceptar un estatus de neutralidad, etc.

Cabe plantear cómo se aplicarían estos razonamientos a nuestra propia historia. Y, en concreto, a la Guerra de Independencia. Porque también Napoleón tenía preocupaciones de seguridad: ¿acaso no amenazaba la flota británica el acceso a sus puertos? ¿No había avisado de lo que ocurriría si no se respetaba el bloqueo continental? Y, ya puestos, ¿no tenía Francia derecho a una esfera de influencia? ¿No habría sido sensato permitir que se quedara con una parte de nuestro territorio? ¿Fue Espoz y Mina lo suficientemente empático con aquellos países que compraban nuestros productos? (…)

No es la OTAN, estúpido

Nuestros «occidentecentristas» parecen incapaces de entender que al este del Elba hay individuos con sus propias agendas y proyectos. Que los rusos, pero también los ucranianos, los lituanos, los estonios, los polacos o los georgianos actúan de forma independiente. Que Putin podría perfectamente haber deseado y preparado la invasión de Ucrania incluso si la alianza atlántica hubiera desaparecido en 1989. (…)

Lo que viene

¿Estamos dispuestos a ser más pobres como consecuencia de las sanciones a Rusia? ¿Estamos dispuestos a acoger a millones de refugiados? Y, sobre todo, ¿estamos dispuestos a ser pacientes? Si la guerra se cronifica y se disipa el shock inicial, ¿seguiremos aceptando el coste de apoyar a los ucranianos? Quiero pensar que sí; donde no llegue la generosidad llegará el instinto de supervivencia ante una amenaza existencial a la Europa que conocemos. Pero será necesaria una paciencia de otro tipo: la de rebatir los argumentos falaces que seguirán restando gravedad a la agresión rusa, o atribuyendo parte de la culpa a Occidente (…)

Historias que matan

En principio, no necesitamos la Historia para entender la invasión de Ucrania. Es tan flagrante la ilegalidad rusa, tan endeble la justificación que ha aportado el Kremlin y tan visible el sufrimiento de los ucranianos, que el plano histórico se vuelve irrelevante. Basta con el duro y lento presente: ese en el que los misiles caen y las personas mueren. Sin embargo, esta crisis ha estado plagada desde el principio de apelaciones al pasado. (…)

Las Navidades venideras

El fantasma más temible del Cuento de Navidad de Dickens no es el de las Navidades Pasadas. Tampoco es el de las Navidades Presentes, por mucho que el autor cargara las tintas de la denuncia social acompañándolo de dos niños llamados Ignorancia y Necesidad. El fantasma más terrorífico es, sin duda, el de las Navidades Venideras. Y lo es porque en ellas aguarda la muerte; o, más bien, la ausencia que deja tras de sí la muerte. (…)