Lo más reciente

La destrucción del centro

No hace mucho de aquello. España se deslizaba hacia la repetición electoral y un coro de analistas repetía la misma consigna: ahora que Ciudadanos se ha derechizado, el PSOE va a ocupar el centro. Era un análisis irresistible en su simpleza, muy propio de esa topografía del CIS que se hace pasar en nuestro tiempo por ciencia política. También era una lectura llamativa por cuanto se parecía mucho a los mensajes de campaña de Moncloa, esos que vendían la imagen de un PSOE centrado y escrupulosamente constitucionalista. El caso es que, desde la noche electoral, no ha habido un solo día que no haya refutado aquella interpretación. (…)

Las plurinaciones se hacen

Las palabras importan, incluso si están cerca de otras que parecen más importantes. Cuando se propone desde los partidos de izquierda «reconocer a Cataluña como nación», cuando se habla de «reconocer la plurinacionalidad de España», la discusión posterior suele centrarse en el sustantivo nación: qué es, qué implica, cuántas hay, etc. Pero el verbo elegido también es fundamental, ya que condiciona el debate. (…)

Hora de Ciudadanos

Uno de los lugares comunes acerca de Ciudadanos ha sido que se trata de un partido sin ideología. O, por ser más exactos, que al situarse en el centro político resulta una formación escasamente ideológica. De ahí se desprendería que no tenía votantes naturales, sino solo prestados o circunstanciales. Sus buenos resultados (sobre todo tratándose de un partido nuevo) a nivel nacional, autonómico y municipal entre 2015 y 2019 se podían explicar como un mero accidente histórico, la reacción pasajera contra el desgaste de PP y PSOE. Un ataque de hipo electoral que se acabaría pasando solo.

Siempre dio la impresión de que este lugar común dejaba entrever cierta nostalgia: el mundo estaba mucho más ordenado cuando solo se podía ser (y la elección de este verbo era significativa) del PP, del PSOE o de lo que quedara a la izquierda de los socialistas. Y para que ese mundo volviera, había que presentarlo como el estado natural de las cosas, el resultado de una inevitabilidad casi geológica que había sido alterada momentáneamente. (…)

Sus siglas

La sentencia del caso ERE ha confirmado muchas cosas. Entre ellas, el gigantesco poder que puede reunir un partido cuando se instala en las instituciones y crea desde ellas una red clientelar. (…)

El legado de Franco

España lleva décadas debatiendo acerca del legado de Franco. La cuestión de qué quedó del dictador tras su muerte -en la sociedad, en la política, en la cultura, en la economía- ha sido uno de los elementos clave de nuestro debate público desde la eclosión, a finales de los 90, de los movimientos de memoria histórica. Luego pasó a convertirse en un elemento central de la impugnación del régimen del 78 que se afianzó con el 15M y la posterior aparición de Podemos. También ha sido -y sigue siendo- uno de los temas estrella del independentismo catalán y de sus compañeros de viaje. No sabemos qué concluirán los historiadores del futuro sobre todo esto, pero no hay duda de que dispondrán de una enorme cantidad de material para documentar nuestra fascinación con el significado último de aquel «atado y bien atado» (…)

La izquierda gatopardiana

Si al final sale adelante, el gobierno PSOE-Podemos cerraría el ciclo que empezó en 2015 con la irrupción de los nuevos partidos. Pero hay que preguntarse por todo lo que no ha cambiado durante ese ciclo. Por ejemplo, la capacidad del poder político para colonizar instituciones, o para orientar el debate público… o la relación de los partidos de izquierda con los nacionalistas. (…)

El castigo a Ciudadanos

Quizá sea porque las encuestas llevan tiempo avisando de ello. O quizá sea porque nos hemos acostumbrado a un tipo de análisis que se limita a señalar causalidades de Perogrullo («ese partido ha perdido votantes porque no ha logrado transmitir su mensaje»; ah). El caso es que parece haberse asumido con gran naturalidad que la formación más castigada en las elecciones de este domingo será Ciudadanos. Pero conviene detenerse un momento en lo sorprendente de este hecho. Porque es innegable que Rivera ha cometido graves errores políticos en los últimos meses; lo que resulta cuestionable es que estos merezcan un mayor reproche ciudadano que lo que se puede imputar a los otros partidos (…)

¿Quién defiende la universidad?

«Protestas en la Universidad ha habido siempre». Así quitaba importancia Íñigo Errejón al boicot que impidió a Felipe González dar una charla en 2016 en una universidad madrileña. Errejón era coherente con su trayectoria: él mismo participó en el escrache universitario a Rosa Díez en 2010. Pero también expresaba una verdad muy anterior a Podemos. El excelente libro de Javier Padilla A finales de enero (Tusquets) retrata un ambiente universitario, el del Madrid de los 60, en el que la loable oposición al Régimen iba unida a una cultura del escrache permanente y el hostigamiento a profesores que no seguían la línea ideológica que algunos estudiantes les exigían. Nuestra memoria cultural parece haber normalizado todo esto, lo que ayuda a entender las palabras de Pedro Duque cuando se le preguntó por la situación de estos días en las universidades catalanas (…)

Los anómalos

Es una de las palabras del día. La exhumación de Franco pone fin a una anomalía democrática, lo del Valle era una anomalía que se debía corregir, hemos vivido cuarenta años de anomalía, etc. La idea de que la sepultura del dictador es algo anómalo, algo que no sucedería en ningún otro país, se ha convertido en el gran mantra para justificar su exhumación. El problema es que se trata de un argumento falaz, cuyo éxito apunta a cuestiones más amplias. Porque no se trata solo del debate sobre Franco: en la España de 2019 no hay mejor argumento de autoridad que el de que algo es bueno porque es normal en países de nuestro entorno. (…)

Entrevista a Germán Gullón

Germán Gullón (Santander, 1945) es un testigo privilegiado de la evolución (o no) de la imagen de España en el extranjero. Se doctoró en Texas en los años 70 y, en paralelo a su carrera como crítico literario y escritor, ha sido catedrático de literatura española en algunas de las principales universidades de EEUU y de Holanda. Ahora prepara junto a la escritora Marta Sanz la exposición Benito Pérez Galdós: La verdad humana, que conmemorará en la Biblioteca Nacional el centenario del gran autor del XIX español. Nos recibe al poco de conocerse la sentencia del juicio a los líderes del procés (…)