En esta sección encontrarás tanto los artículos de prensa más recientes como algunos más antiguos.

¿Hasta dónde llegan los golpes posmodernos?

Es llamativo que ni en EEUU, ni en Perú ni en Brasil las fuerzas armadas o las fuerzas de seguridad apoyaran los recientes desafíos al orden constitucional. En el caso brasileño hay sospechas sobre la permisividad de los policías locales con los asaltantes; pero de ahí a ponerse abiertamente -es decir, con las armas- de su lado media un abismo. Y ese abismo no se cruzó.

Esto no sorprende en el caso de EEUU: su Ejército ha sido férreamente leal al poder civil durante los últimos 150 años. Pero no se puede decir lo mismo de los otros dos países, cuyos militares tienen una larga y no tan lejana tradición golpista (…)

Lo mejor que puede pasar en 2023

Lo mejor que puede ocurrir en 2023 es que todos los asesinados en Ucrania durante este año vuelvan a la vida. Que salgan de los cementerios o de las fosas comunes limpios, sanos, enteros, como si nada hubiera ocurrido. Que regresen a sus casas y no las encuentren derruidas. Que vuelvan a sus pueblos y no los encuentren destrozados. (…)

Ante el Mundial, ¿ridículo o hipocresía?

Los espectadores occidentales podemos adoptar varias actitudes ante el Mundial de Qatar. La más ridícula es, sin duda, boicotearlo. Se lo dice alguien que ya se negó a ver el de Rusia y que, visto lo que ha ocurrido desde entonces, se siente francamente cómodo con aquella decisión. Pero también se lo dice alguien que, mientras apagaba la tele o la radio cada vez que aparecía algo relacionado con el Mundial de Putin, siguió repostando gasolina sin preguntar de dónde venía, siguió comprando ropa sin pensar en el ‘Made in’… Tengo entendido, por otra parte, que el régimen ruso tomó nota de mi boicot y que al final consideró que podría sobrevivir a aquella amenaza. Sospecho que los jeques harán lo mismo con todos los «se van a enterar en Doha» de estos días.

La pregunta es si uno prefiere la opción más ridícula o la más hipócrita. (…)

2018 y el eterno ‘dilema Sánchez’

2017 fue un año fundamental en la historia de nuestra democracia. Llevamos semanas recordándolo, ahora que se cumple un lustro de la eclosión del proceso secesionista catalán. Pero el año del que verdaderamente no terminamos de salir es 2018. Fue entonces cuando Pedro Sánchez llegó a la Moncloa, cuando se configuró su alianza con Podemos y los separatistas, y cuando la nueva oposición se enfrentó a una pregunta que sigue persiguiéndola hoy en día: ¿qué hacer con un presidente como este? (…)

En ‘Brexitland’

Cómo nos molestaba lo de ‘Francoland’. Así bautizó Muñoz Molina la tendencia de la opinión pública extranjera a relacionar cualquier cosa que ocurriera en España con la Guerra Civil y con Franco. Ocurrió especialmente durante el procés: la negativa a conceder un referéndum de autodeterminación no se debía a su inconstitucionalidad sino a ‘Franco’s long shadow’. El desafío separatista no se explicaba por los años de gobierno de Pujol sino por ‘las heridas del 36’.

A los británicos les está ocurriendo algo parecido con el Brexit. La salida de la Unión Europea sigue enmarcando mucho de lo que se piensa y se dice en el extranjero sobre aquel país. Desde luego, aquello supuso una auténtica convulsión política y social que ya está teniendo efectos negativos sobre la economía británica. Esto no quiere decir que todo lo que ocurra en Reino Unido se explique por el Brexit. (…)

¿Que rabien los ‘progres’?

En las nuevas derechas hay una conciencia cada vez más clara de qué es lo que dicen las izquierdas / los progres / los woke, y una firme determinación de llevarles la contraria. Pero hay una diferencia sustancial entre reivindicar algo pese a que moleste al adversario y reivindicarlo porque molesta al adversario. No es lo mismo hablar de la Reconquista o del Imperio porque nos fascinen su complejidad y su trascendencia históricas que hacerlo porque resulta útil en la guerra cultural. De la misma manera que no es lo mismo ser liberal, conservador o tradicionalista que ser antiprogre. (…)

2017, cinco años después

Vamos avanzando por el quinto aniversario de la crisis de 2017. Hace unas semanas recordamos la aprobación en el Parlament de las «leyes de desconexión», el sábado toca el turno del referéndum ilegal del 1-O, la semana que viene volveremos sobre el discurso de Felipe VI y la manifestación de Vía Laietana, y así hasta llegar a las elecciones autonómicas de aquel diciembre. Este rally conmemorativo nos recuerda que difícilmente viviremos un otoño igual de «caliente»; también nos anima a volver sobre aquella crisis y sus consecuencias. Ofrezco al respecto las siguientes ideas (…)

La huella invisible de Isabel II

Cuando medimos la importancia histórica de Juan Carlos I solemos mencionar su papel en la Transición, o su comportamiento durante el 23-F. Cuando toque hablar de la relevancia histórica de Felipe VI, siempre podremos citar su discurso del 3 de octubre de 2017, en el momento álgido de la crisis secesionista.

Cuesta encontrar algo parecido en el larguísimo reinado de Isabel II. La monarca británica no se enfrentó a ninguna encrucijada nacional en la que sus palabras o sus decisiones marcaran el rumbo del país. No tuvo que hacer frente a golpes de Estado, ni a invasiones extranjeras, ni a grandes crisis del sistema –ni siquiera en los momentos más tensos del Brexit fue necesaria su intervención–. Podemos plantearnos incluso si Isabel II influyó decisivamente en uno solo de los acontecimientos y procesos que ha vivido el Reino Unido entre 1952 y 2022. (…)

Gorbachov: el hombre que pudo matar

La lápida de Mijaíl Gorbachov podría decir: «Intentó salvar la Unión Soviética». También podría poner: «No quiso un Tiananmen». La compatibilidad de ambas inscripciones resume la mezcla de fracaso estrepitoso y mérito extraordinario que define su obra política. (…)