En esta sección encontrarás tanto los artículos de prensa más recientes como algunos más antiguos.

El castigo a Ciudadanos

Quizá sea porque las encuestas llevan tiempo avisando de ello. O quizá sea porque nos hemos acostumbrado a un tipo de análisis que se limita a señalar causalidades de Perogrullo («ese partido ha perdido votantes porque no ha logrado transmitir su mensaje»; ah). El caso es que parece haberse asumido con gran naturalidad que la formación más castigada en las elecciones de este domingo será Ciudadanos. Pero conviene detenerse un momento en lo sorprendente de este hecho. Porque es innegable que Rivera ha cometido graves errores políticos en los últimos meses; lo que resulta cuestionable es que estos merezcan un mayor reproche ciudadano que lo que se puede imputar a los otros partidos (…)

¿Quién defiende la universidad?

«Protestas en la Universidad ha habido siempre». Así quitaba importancia Íñigo Errejón al boicot que impidió a Felipe González dar una charla en 2016 en una universidad madrileña. Errejón era coherente con su trayectoria: él mismo participó en el escrache universitario a Rosa Díez en 2010. Pero también expresaba una verdad muy anterior a Podemos. El excelente libro de Javier Padilla A finales de enero (Tusquets) retrata un ambiente universitario, el del Madrid de los 60, en el que la loable oposición al Régimen iba unida a una cultura del escrache permanente y el hostigamiento a profesores que no seguían la línea ideológica que algunos estudiantes les exigían. Nuestra memoria cultural parece haber normalizado todo esto, lo que ayuda a entender las palabras de Pedro Duque cuando se le preguntó por la situación de estos días en las universidades catalanas (…)

Los anómalos

Es una de las palabras del día. La exhumación de Franco pone fin a una anomalía democrática, lo del Valle era una anomalía que se debía corregir, hemos vivido cuarenta años de anomalía, etc. La idea de que la sepultura del dictador es algo anómalo, algo que no sucedería en ningún otro país, se ha convertido en el gran mantra para justificar su exhumación. El problema es que se trata de un argumento falaz, cuyo éxito apunta a cuestiones más amplias. Porque no se trata solo del debate sobre Franco: en la España de 2019 no hay mejor argumento de autoridad que el de que algo es bueno porque es normal en países de nuestro entorno. (…)

Entrevista a Germán Gullón

Germán Gullón (Santander, 1945) es un testigo privilegiado de la evolución (o no) de la imagen de España en el extranjero. Se doctoró en Texas en los años 70 y, en paralelo a su carrera como crítico literario y escritor, ha sido catedrático de literatura española en algunas de las principales universidades de EEUU y de Holanda. Ahora prepara junto a la escritora Marta Sanz la exposición Benito Pérez Galdós: La verdad humana, que conmemorará en la Biblioteca Nacional el centenario del gran autor del XIX español. Nos recibe al poco de conocerse la sentencia del juicio a los líderes del procés (…)

No han ganado, pero

El independentismo es incapaz de doblarle el pulso al Estado democrático. Al menos, mientras éste no quiera dejarse ganar. Es una de las lecciones que arrojan estos años de delirio y de ilegalidad nacionalistas, y no debe quedar desdibujada por el histrionismo matón que los Torras de turno están desplegando estos días. Pese a lo cuestionable de algunos razonamientos de la sentencia del Supremo, está bien que destaque el poder que ha demostrado tener el BOE, aunque a él se debe añadir el de los jueces, el de la Corona, el de algunos sectores de la sociedad civil, el de los partidos constitucionalistas -al menos, en el instante último de poner pie en pared- y el del resto de actores que han frenado la intentona anticonstitucional.

Sin embargo, esto es compatible con otra conclusión: el independentismo es capaz de someter al sistema a un gigantesco desgaste (…)

Ciudadanos: ahora qué

La política se especializa en disonancias cognitivas. Ahí está el momento en el que Carmen Calvo explicó que Sánchez nunca había dicho aquello que Sánchez había dicho sobre el «clarísimo delito de rebelión» en Cataluña porque Sánchez entonces no era Sánchez sino que era Sánchez. La hiperactividad tacticista obliga a operaciones diarias de escapismo oral; deberíamos, en fin, estar acostumbrados. Y, pese a ello, sigue produciendo cierto choque psicológico escuchar a Albert Rivera en estos primeros días tras el cambio de estrategia de Ciudadanos y su nueva disposición a alcanzar acuerdos con el PSOE. Lo que hace nada era oposición granítica al sanchismo, con el que no se podía ir ni a la vuelta de la esquina, ahora es posibilismo y reconciliación nacional. Choca más aún cuando, bajo los aspectos más pirotécnicos de aquel discurso, se señalaba que el partido había elegido una estrategia de éxito. Y había un hecho inapelable: Cs había alcanzado sus mejores resultados tras el veto al PSOE. Esto justificaría resistir la presión para que se desdijera de su promesa electoral. Si ahora resulta que aquella estrategia no conducía al éxito, ¿de qué sirvió el numantinismo? (…)

El expolio olvidado del arte de los republicanos en la Guerra Civil

La evacuación de obras del Museo del Prado en 1936 es uno de los episodios más emblemáticos de nuestra Guerra Civil. En los primeros meses de la contienda, el gobierno republicano decidió preservar aquel patrimonio alejándolo de un Madrid bombardeado. Pero aquellos camiones que bajo la dirección de Timoteo Pérez Rubio transportaron Riberas y Goyas por media España -y luego por media Europa- son solo una parte de una historia mucho más amplia: la de los azares de nuestro patrimonio artístico durante la guerra y la posguerra.

Este será uno de los ejes del congreso ‘Museo, guerra y posguerra. Protección del patrimonio en los conflictos bélicos’, que se celebrará en el Museo del Prado entre el 9 y el 11 de octubre. El encuentro abordará cuestiones clásicas como los traslados de obras que se hicieron durante la guerra. Pero también tratará aspectos menos conocidos, como el expolio de obras pertenecientes a particulares. Este asunto ha empezado a recibir atención en los últimos años. (…)

[Reseña] ‘Las amargas mandarinas’, de Iñaki Abad

[Reseña publicada en el número de octubre de 2019 de la edición española de Letras Libres.]

La violencia que se vivió en el País Vasco entre las décadas de 1960 y 2010, vinculada de una forma u otra a la banda terrorista eta, empieza a tener una sólida presencia literaria. Pese a las cuentas pendientes que la sociedad española en general y la vasca en particular puedan tener con este aspecto de su historia reciente, las obras no escasean: José Luis Rodríguez Jiménez contabilizó una treintena de novelas publicadas entre 1974 y 2017 cuyas tramas abordan el conflicto directa o periféricamente. En este corpus se encuentran obras pioneras como las de Raúl Guerra Garrido –especialmente La carta y Lectura insólita de “El capital”–, clásicos de la literatura en euskera como Ehun Metro (Cien metros) de Ramón Saizarbitoria y Gizona bere bakardadean (El hombre solo) de Bernardo Atxaga, y fenómenos literarios como Patria, de Fernando Aramburu. También hay propuestas recientes, como El comensal de Gabriela Ybarra y Mejor la ausencia de Edurne Portela, que abren nuevos espacios dentro del género. El corpus se expande, así, a medida que la sociedad española madura su visión de aquellas décadas y los escritores encuentran en ellas un campo donde explorar las tensiones entre ética, estética, política, afectos y experiencia.

Las amargas mandarinas es una valiosa y memorable aportación a este género. (…)

Unamuno y nosotros

Tiene razón Bustos: Mientras dure la guerra, la película de Amenábar sobre Unamuno y el inicio de la Guerra Civil, es más equilibrada e inteligente de lo que cabría esperar dadas las declaraciones en prensa de su director. Tampoco es que dichas declaraciones pusieran el listón muy alto. Pero, efectivamente, la película expone con fidelidad los motivos por los que Unamuno apoyó la sublevación militar en el 36, y los retratos de Franco y de Millán Astray intentan alejarse del maniqueísmo. Su mayor interés, sin embargo, reside en animar debates sobre la Guerra Civil y sobre el lugar de Unamuno en nuestra cultura. Porque, en cierto sentido, la película no trata tanto de Unamuno como de lo que los demás quieren de él (…)

Lecciones británicas, cuarta temporada

El Brexit es un culebrón didáctico. Al menos, para quienes observamos a distancia su juego de espejos con nuestros propios debates. El caso más reciente es el dictamen del Tribunal Supremo británico que declara ilegal la interrupción de la actividad parlamentaria ordenada por el primer ministro, Boris Johnson. Lo señaló Daniel Gascón al poco de conocerse la noticia: es un caso palmario de judicialización de la política. El alto tribunal ha declarado nula una decisión tomada por el Ejecutivo, ratificada por la Reina, aceptada por el Legislativo y vinculada a un enorme conflicto político. Muchos expertos creían que se trataba de un acto político que la justicia no podía supervisar: la suspensión es una prerrogativa histórica del primer ministro y de uso habitual, si bien suele durar una semana y no las cinco que ordenó Johnson. Tampoco han faltado advertencias de que un fallo que dificultara la salida de la UE generaría desafección e indicaría que los jueces se oponen a la voluntad del pueblo. Por esto sorprende que en nuestro país no haya habido una cascada de expresiones de solidaridad con Johnson por parte de los que llevan años clamando contra esas judicializaciones. Íñigo Errejón, por ejemplo, declaró en 2016 que «la judicialización de la política no solo no sirve sino que es contraproducente» (…)